Neuroestrategias de Alto Rendimiento
2 noviembre, 2019
Deshipnotízate del Estrés
5 noviembre, 2019

Construyendo una Super Autoestima

Una de las cosas que mayormente afecta a las personas en el camino al éxito, y que cada día se pone más de manifiesto es, sin duda, la baja autoestima y confianza personal. En la vida de las personas exitosas, usualmente aparecen momentos donde el desarrollo de estas dos cualidades son el secreto de sus resultados.

Sin embargo, el común denominador de tantos emprendedores es una sensación de “no parecer tener el éxito de otras personas”, de tener que “fingir o aparentarlo hasta lograrlo”, incluso el llegar a pensar que “no son lo suficientemente buenos para alcanzar el éxito”. Todos estos paradigmas mentales tienen su origen en lo que la psicología ha llamado el “Síndrome del Impostor”, que hoy por hoy es el asesino serial de sueños más grande del mundo.

En primera instancia el problema se origina en una percepción de identidad débil, en una autodefinición personal des-empoderante, que genera inevitablemente la disminución de la autoestima y la confianza personal. Quienes han asistido a mis conferencias o seminarios saben que me presento como “El Gran Carlos Leras”, una decisión que tome para activar los recursos necesarios en el momento de hablar en público, y que me empodera para poder servir mejor a las personas que llevo mi mensaje.

Hoy quiero compartir contigo 3 neuroestrategias para que aumentes tu autoestima y logres vencer de una vez por todas al síndrome del impostor:

1.-  Deja de compararte con otros y de pretender ser quien no eres.

La manera más fácil de bajar tu autoestima es comparar tus resultados con los de otras personas, toma en cuenta que generalmente esas comparaciones carecen de bases reales y no son más que el producto de tu percepción, el capítulo actual de tu vida puede estar mucho antes del capítulo de vida de esa otra persona, lo cual no significa que tu no puedas incluso, lograr resultados mucho mejores que los que ahora vez en otros.

La mejor manera de tener una autoestima sana es dejar de buscar aprobación en otros, porque igualmente estarás pretendiendo una comparación. Se tú mismo, se autentico sintiéndote bien con lo que eres, deja de tratar de adaptarte para encajar y mejor reconoce tu potencial único con el cual puedes servir a otros, pasa de un enfoque interno donde tu preocupación es lo que piensen de ti los demás, a un enfoque de cómo puedes entregar de tu autentico ser y de eso que te hace especial para servir. Lo más importante es que entregues valor, siempre te sentirás empoderado cuando contribuyes al bienestar de otros.

2.- No huyas de las dificultades.

No renuncies cuando las cosas se pongan difíciles, recuerda que no existe el fracaso hasta que te rindes por completo, mientras lo sigas intentando solo son fallas o aprendizajes que te están acercando cada vez más a tu meta. El renunciar solo hace que te detengas y se pierda la inercia que has logrado con las acciones, además de enviarle una señal a tu mente de que no eres constante y que no eres capaz de alcanzar las metas, pues renuncias con facilidad.

La base para mantener esa inercia y esa autoestima sana es cumplirte a ti mismo cualquier cosa que te prometas, sin importar cuan pequeña sea esa promesa, el no cumplirte a ti mismo es lo que va acumulando pequeñas “renuncias” y hace que tu mente te juegue como un enemigo, porque cuando fijes metas, tu cerebro simplemente dirá: “esto tampoco lo va a hacer, siempre se rinde, para que siquiera intentarlo”.

A partir de ahora, si dices que vas a llevar cierta dieta, si dices que te vas a levantar a determinada hora, o que vas a terminar una actividad, ¡cúmplelo!, puesto que las pequeñas victorias del día a día son la base de una autoestima sólida.

3.- Medita y Visualiza a diario tus metas cumplidas.

Ejercita el poder de verte a ti mismo logrando el objetivo, celebrando y sintiendo como te vas a sentir en ese momento que ya este hecho, activa el poder de creación a través de tu propia frecuencia de vibración. La mayor parte del síndrome del impostor es generalmente creada por pensar de manera negativa y con una imaginación de resultados desfavorables, las personas sin darse cuenta ejercitan su poder creador de manera incorrecta.

A partir de ahora comienza a visualizar y sentir tus metas como si ya están cumplidas, es muy importante que te hagas familiar con la sensación y la vibración de esas emociones, esto sin duda, le dará un aumento exponencial a tu autoestima y eliminara el síndrome del impostor, puesto que ya tu mente literalmente ve el éxito alcanzado.

Recuerda que eres más fuerte de lo que crees, tienes un poder ilimitado de creación en ti, confía que el futuro tiene para entregarte grandes cosas, solo debes disponerte a recibirlas.

Una de las cosas que mayormente afecta a las personas en el camino al éxito, y que cada día se pone más de manifiesto es, sin duda, la baja autoestima y confianza personal. En la vida de las personas exitosas, usualmente aparecen momentos donde el desarrollo de estas dos cualidades son el secreto de sus resultados.

Sin embargo, el común denominador de tantos emprendedores es una sensación de “no parecer tener el éxito de otras personas”, de tener que “fingir o aparentarlo hasta lograrlo”, incluso el llegar a pensar que “no son lo suficientemente buenos para alcanzar el éxito”. Todos estos paradigmas mentales tienen su origen en lo que la psicología ha llamado el “Síndrome del Impostor”, que hoy por hoy es el asesino serial de sueños más grande del mundo.

En primera instancia el problema se origina en una percepción de identidad débil, en una autodefinición personal des-empoderante, que genera inevitablemente la disminución de la autoestima y la confianza personal. Quienes han asistido a mis conferencias o seminarios saben que me presento como “El Gran Carlos Leras”, una decisión que tome para activar los recursos necesarios en el momento de hablar en público, y que me empodera para poder servir mejor a las personas que llevo mi mensaje.

Hoy quiero compartir contigo 3 neuroestrategias para que aumentes tu autoestima y logres vencer de una vez por todas al síndrome del impostor:

1.-  Deja de compararte con otros y de pretender ser quien no eres.

La manera más fácil de bajar tu autoestima es comparar tus resultados con los de otras personas, toma en cuenta que generalmente esas comparaciones carecen de bases reales y no son más que el producto de tu percepción, el capítulo actual de tu vida puede estar mucho antes del capítulo de vida de esa otra persona, lo cual no significa que tu no puedas incluso, lograr resultados mucho mejores que los que ahora vez en otros.

La mejor manera de tener una autoestima sana es dejar de buscar aprobación en otros, porque igualmente estarás pretendiendo una comparación. Se tú mismo, se autentico sintiéndote bien con lo que eres, deja de tratar de adaptarte para encajar y mejor reconoce tu potencial único con el cual puedes servir a otros, pasa de un enfoque interno donde tu preocupación es lo que piensen de ti los demás, a un enfoque de cómo puedes entregar de tu autentico ser y de eso que te hace especial para servir. Lo más importante es que entregues valor, siempre te sentirás empoderado cuando contribuyes al bienestar de otros.

2.- No huyas de las dificultades.

No renuncies cuando las cosas se pongan difíciles, recuerda que no existe el fracaso hasta que te rindes por completo, mientras lo sigas intentando solo son fallas o aprendizajes que te están acercando cada vez más a tu meta. El renunciar solo hace que te detengas y se pierda la inercia que has logrado con las acciones, además de enviarle una señal a tu mente de que no eres constante y que no eres capaz de alcanzar las metas, pues renuncias con facilidad.

La base para mantener esa inercia y esa autoestima sana es cumplirte a ti mismo cualquier cosa que te prometas, sin importar cuan pequeña sea esa promesa, el no cumplirte a ti mismo es lo que va acumulando pequeñas “renuncias” y hace que tu mente te juegue como un enemigo, porque cuando fijes metas, tu cerebro simplemente dirá: “esto tampoco lo va a hacer, siempre se rinde, para que siquiera intentarlo”.

A partir de ahora, si dices que vas a llevar cierta dieta, si dices que te vas a levantar a determinada hora, o que vas a terminar una actividad, ¡cúmplelo!, puesto que las pequeñas victorias del día a día son la base de una autoestima sólida.

3.- Medita y Visualiza a diario tus metas cumplidas.

Ejercita el poder de verte a ti mismo logrando el objetivo, celebrando y sintiendo como te vas a sentir en ese momento que ya este hecho, activa el poder de creación a través de tu propia frecuencia de vibración. La mayor parte del síndrome del impostor es generalmente creada por pensar de manera negativa y con una imaginación de resultados desfavorables, las personas sin darse cuenta ejercitan su poder creador de manera incorrecta.

A partir de ahora comienza a visualizar y sentir tus metas como si ya están cumplidas, es muy importante que te hagas familiar con la sensación y la vibración de esas emociones, esto sin duda, le dará un aumento exponencial a tu autoestima y eliminara el síndrome del impostor, puesto que ya tu mente literalmente ve el éxito alcanzado.

Recuerda que eres más fuerte de lo que crees, tienes un poder ilimitado de creación en ti, confía que el futuro tiene para entregarte grandes cosas, solo debes disponerte a recibirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *